Al momento

Opinión: Ford no cedió a las presiones de Trump ni le dio la espalda a México

Hace unas horas, durante la mañana del pasado martes 3 de enero, Ford anunciaba la cancelación del proyecto de su planta en San Luis Potosí, 1,600 millones de dólares y 2,800 empleos directos parecían esfumarse, el dólar alcanzó un nuevo pico histórico unos minutos después del anuncio y las cosas pintaban color de hormiga. Para muchos, la política del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, había ganado. Ford había sido obligada a cancelar el proyecto y le había dado la espalda a México. Incluso nosotros lo creímos, inicialmente, pero tras analizar las cosas con detenimiento, nada más alejado de la realidad que eso, permíteme explicarte por qué.

Aquí todas las noticias, pruebas y análisis que encontrarás de Ford

Las grandes empresas multinacionales no basan decisiones tan relevantes para el negocio en presiones políticas, no cancelan proyectos de 1,600 millones de dólares por supuestas órdenes de un presidente que ni siquiera ha tomado el mando. Hay un proceso para la evaluación de la viabilidad de proyectos. Existen planes estratégicos labrados con cautela, como si de un juego de ajedrez se tratara, que llevan a las empresas a tomar decisiones, Trump no afectó en la toma de esta decisión, al menos no en la forma en la que todos imaginan.

mark-fields_skv_6089

Claro, si el presidente electo de los Estados Unidos, que a día de hoy sigue siendo el país más poderoso del mundo, ha estado amenazándote durante los últimos 12 meses con imponer una tarifa a tus productos por el solo hecho de ser mexicanos, tienes que pensártelo dos veces -o más- antes de comenzar una guerra de acciones en la que probablemente salgas perdiendo, pero, ¿por qué se canceló el proyecto entonces? Ford, desde sus altos mandos, seguramente ya tenía en mente la cancelación de la planta desde hace algunos meses, con los precios de la gasolina a un nivel bajo en nuestro vecino país del norte no tenía sentido levantar un complejo industrial desde cero para producir autos compactos eficientes y mandarlos a Norteamérica si ahí, el cliente potencial, está cómodo con sus enormes pickups y SUVs con motores V8 y altos consumos de carburante.

Al mismo tiempo, la demanda por SUVs y crossover de todo tipo de tamaño va en aumento. De hecho, los sedanes han sufrido algunas desaceleraciones. Recordemos que incluso Ford a finales del 2016 realizó paros técnicos por inventarios con el Fusion en la planta de Hermosillo, Sonora.

A parte, debemos recordar que bajo la administración de Obama, Ford acordó producir autos con una huella de carbono más baja a cambio de beneficios fiscales, pero Trump está en contra de las legislaciones de consumo de combustible y emisiones contaminantes porque no cree en el cambio climático -a pesar de que está científicamente comprobado-. Ford ya obtuvo dichos beneficios fiscales, pero no tenía sentido invertir en la producción de grandes volúmenes de autos limpios y eficientes, como el Focus, si Trump declaró que buscará cancelar dichos acuerdos en sus primeros días al mando. Esa es otra de las razones puramente estratégicas que creemos está detrás de la decisión de cancelar la inversión en San Luis Potosí.

ford_trump

También podemos especular que, cancelando la planta en México, Ford pudo decirle a Donald Trump lo que él quería escuchar, en el momento preciso en el que quería escucharlo y así proteger al resto de los productos que envía de México a Estados Unidos del hipotético arancel fronterizo (Fiesta, Fusion, Lincoln MKZ y, en el futuro, también el Focus). Sí, el Focus que se iba a fabricar en San Luis no se va a ningún lado, o bueno, por lo menos no se va de México. La planta de Ford en Hermosillo, Sonora que envía más de 270,000 unidades de Fusion y MKZ a los Estados Unidos cada año, recibirá una ampliación considerable para, próximamente, fabricar el Focus que iba a ser Potosino. Es decir, el Focus no se va de México a Estados Unidos, se trata de una mudanza nacional, va de San Luis Potosí a Sonora.

¿Y por qué mantienen el Focus?

El Focus tenía que ser mexicano por diversas razones, la primera es que los autos compactos son naturalmente económicos y la mano de obra representa en ellos un mayor porcentaje del costo total comparado con, por ejemplo, un SUV de más de medio millón de pesos. Es por eso que los coches de este tipo deben hacerse en un país con una mano de obra económica como la mexicana y no es casualidad que Volkswagen, Mazda, Kia y Nissan produzcan en México a los competidores del Focus. Desde un punto de vista financiero es lógico, tanto, que más adelante se unirá Toyota con el Corolla y, posiblemente, Hyundai con el Elantra. Serán al menos seis los sedanes compactos que se produzcan en México para diferentes mercados, principalmente el del norte.

f150-trailer-assist-51

En segundo lugar, sabemos que Ford prepara la planta de Wayne, Michigan, para la llegada de un par de productos sumamente importantes. La próxima generación del pickup mediano de Ford, Ranger y la Bronco, tienen algunos años ausentes del mercado estadounidense, pero comenzarán a fabricarse en Wayne en meses venideros. La marca no tenía espacio en esa ubicación para producir a los tres, por eso eligió hacerse espacio moviendo un producto con un menor margen de ganancia (Focus) a un país con una mano de obra más económica, como el nuestro.

Entonces por eso creemos que Ford no le dio ahora la espalda a México, como no lo ha hecho en 92 años de historia en nuestro país; también creemos que la decisión le ayudó a quedar bien con Trump para proteger sus planes de negocio en el corto y mediano plazo, aunque la estrategia ya estaba trazada. El Focus sí debía hacerse en tierras aztecas, pero no en las cantidades que estaban planeadas cuando se anunció la planta en San Luis Potosí y, naturalmente, no tenía sentido construir una planta totalmente nueva para tenerla funcionando a medio gas, fue preferible cancelarla y habilitar una existente para que produjera el auto deseado, aunque fuera en volúmenes más pequeños. Negocios finalmente.

ford_se_ocupa_1

¿Boicotear a Ford?

Se habla en redes sociales de un boicot a Ford Motor Company para darles la espalda como, supuestamente, ellos lo hicieron. La realidad no podría estar más alejada, Ford emplea actualmente a casi 9,000 mexicanos de forma directa en las plantas de Chihuahua, Hermosillo y Cuautitlán Izcalli, más las operaciones administrativas en Sante Fe, CDMX. Como estudiante de una carrera universitaria, un servidor ha vivido por cuenta propia los programas de Ford para desarrollar talento mexicano y emplear a jóvenes, buscando forjar un futuro con ellos. También ha invertido más de 8,000 millones de dólares en nuestro país desde que comenzó la década pasada y podemos adelantarles que en el transcurso de los próximos días seguramente se hará oficial la inversión en Hermosillo para su expansión.

ford_se_ocupa_2

Es la armadora con más historia en nuestro país y también es la que más tiempo tiene produciendo en México desde 1932 y da trabajo a mexicanos desde entonces. Adicionalmente, la marca del óvalo tiene reconocimientos por responsabilidad social. A través de la asociación Ford Se Ocupa han construido más de 200 escuelas primarias en la República Mexicana, han apoyado al desarrollo de los ecosistemas, protegido especies en peligro de extinción y a las víctimas de desastres naturales desde el terremoto de 1985. Es por eso que creo que boicotear a Ford México sin siquiera entender los por qué, sería boicotear a México.

¿Qué piensas al respecto?