Al momento

A prueba: Volkswagen Polo GTI, el rey de los hot-hatches subcompactos

Cuando la silgas GTI se hermanan para desarrollar un vehículo de cuatro ruedas, el resultado es, por defecto, divertido, deportivo, dinámico, pasional y con tradición. Es cierto que la denominación “Gran Turismo Injection” siempre ha estado directamente relacionada con el compacto Golf, pero ahora, la marca alemana integra toda esa herencia de 40 años en un recipiente más pequeño para rememorar la esencia de aquel primer GTI de 1976.

Podrán existir deportivos más rápidos y radicales, que rompan cronómetros en circuito, con tracción trasera y motores V8, pero muy pocos pueden presumir de la trayectoria del histórico GTI.

Recordemos que hace un par de años el Polo GTI se vendió en nuestro país para cubrir un nicho de mercado entusiasta bastante importante, pero después de regulaciones propias de la germana, su comercialización en nuestras tierras cesó. Este 2016, la automotriz regresa a su Polo deportivo con modificaciones considerables respecto a su “predecesor” y con un nivel de equipamiento y prestaciones suficientes para ponerse en la punta de su categoría deportiva.

vw_polo_gti_27

Dinámica

En este tipo de coches, creados para la conducción, lo más importante es que el conductor experimente grandes sensaciones detrás del volante. El Polo GTI no es un Golf GTI de menores dimensiones, más bien es un subcompacto trabajado con una fórmula similar pero con carácter propio.

El renovado Polo GTI monta un motor 1.8 litros TSI turboalimentado que entrega 190 caballos de potencia y hace equipo con una renovada transmisión DSG de doble embrague y siete relaciones. Aquí es donde llega la evolución más importante, haciendo memoria, el primer Polo GTI que llegó a nuestro mercado echaba mano de un impulsor 1.4 litros TSI con apoyo de un pequeño supercargador que trabajaba en bajas revoluciones y lograba generar 180 caballos.

En cifra de potencia, la evolución no es tanta, pero el simple hecho de que Volkswagen haya optado por el excelente motor 1.8 litros TSI, le da un plus muy atractivo al tren motriz del coche. Sabemos de sobra que el Grupo Volkswagen tiene muy bien dominada la cilindrada 1,800 centímetros cúbicos con turbocompresor, así es que el tratamiento mecánico que se le da a este subcompacto deportivo es excelente.

Esta evolución mecánica repercute directamente en el comportamiento dinámico del coche. Al tener un motor más grande y mantener prácticamente el mismo peso, el GTI es más ágil y se “mueve” verdaderamente rápido en la escala de hatchbacks deportivos. Digamos que, con la configuración actual del coche, el motor gira sobrado y tiene tiempo para desarrollar toda su potencia con soltura.

vw_polo_gti_17

Evolución

En el apartado estético, el Polo GTI actual mejora en el exterior con grupos ópticos más actuales y radicales, que incorporan tecnología LED y la ya clásica línea roja que recorre la parrilla. Las calaveras también cambian con la utilización de iluminación moderna y un ahumado que pretende entregar un toque más dinámico.

Las líneas externas de la carrocería y las dimensiones de la misma se mantienen prácticamente inalteradas, mientras que en el habitáculo las figuras (volante y tablero) y los materiales están en el mismo nivel de lo visto en su hermano mayor, el Golf GTI siete. En concreto, el interior se complementa con plásticos suaves, pieles, las clásicas telas interlagos, costuras en rojo, aluminio pulido y asientos deportivos.

No obstante, la tecnología interna se rezaga en relación a otros productos de la marca. Para hacerse de un Polo GTI 2017 hay que pagar más de 340 mil pesos y aunque es entendible que ese precio está fijado basándose en los elementos mecánicos y en las capacidades de manejo, nos parece desacertado que la cabina de este subcompacto no incorpore sistemas actuales de info-entretenimiento como Apple CarPlay, Android Auto y navegación.

vw_polo_gti_04

¿Lo mejor del Polo GTI?

Su manejo. Detrás del volante y al presionar el acelerador a fondo, entendemos que lo más importante en un deportivo es la relación que existe entre el peso total de la carrocería y tren motriz con la potencia que desarrolla el motor. El Polo GTI pesa 1,250 kilogramos y tiene una potencia final de 190 equinos, lo que nos entrega una relación de 6.7 kilos por cada caballo de potencia. ¿Interesante para un subcompacto no?

La caja y las suspensiones también trabajan para entregar una conducción bastante dinámica. El paso por curva es sumamente bueno, en circuito cronometra muy buenos tiempos para su tamaño y en carretera, también puede ser cómodo y divertido. Nos encantó el balance que hay en el esquema de suspensiones, a pesar de tener una clara orientación deportiva, el sistema filtra bien las irregularidades del camino y hasta cierto punto, permite una conducción cómoda para el día a día.

Conclusión

Dentro del segmento de hatchbacks subcompactos deportivos el Polo GTI figura como una de las mejores opciones para comprar. Tiene un diseño muy bien logrado, un interior de excelente calidad, potencia de sobra, una caja verdaderamente rápida y una herencia que muy pocos pueden ignorar. Tal vez no sea el más análogo y puro del segmento, pero estamos seguros de que es el que mejor equilibrio muestra entre deportividad, modernidad y calidad.

MOTOR

L4, 1.8 litros turbo de inyección directa

Potencia máxima: 190 hp de 5,400 a 6,000 rpm

Par máximo: 250 Nm de 1,250 a 4,200 rpm

TRANSMISIÓN

Automática de doble embrague y siete relaciones

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo / ancho / alto: 398 / 168 / 145 cm

Distancia entre ejes: 246 cm

Cajuela: 204 litros

Peso vacío: 1,250 kg

PRECIO (VERSIÓN EVALUADA)

Polo GTI 2017 – 349,990 pesos (rines 17 pulgadas opcionales)