Al momento

A prueba: Kia Soul Turbo, un crossover con tintes deportivos

El Soul es un auto que para muchos es complicado de encajar en el mercado. Por tamaño, precio y motorizaciones, podemos colocarlo como un rival en el segmento de los crossovers urbanos, compitiendo contra productos como el Chevrolet Trax, Ford Ecosport, Nissan Kicks o Mazda3, sólo por citar algunos (prácticamente todas las marcas tienen una alternativa). Sin embargo, el espíritu del Soul siempre ha sido más juvenil y atrevido dentro del segmento y queda más que claro con la versión turbocargada que acabamos de evaluar.

Extras bien pensados

Las características de equipamiento son prácticamente las mismas que las de la versión EX equipada con el motor de 2.0 litros y 150 caballos. Éste echa mano de una caja automática de seis cambios mientras que el Turbo apuesta por una de doble embrague con siete relaciones.

kia_soul_turbo_22

Con la versión sobrealimentada adquirimos principalmente faros de xenón y de niebla de LED, así como un volante con un corte más deportivo; de este modo, frente al modelo EX el turbo mantiene las luces diurnas de LED, rines de 18 pulgadas, exterior bicolor, pantalla touch de 8 pulgadas, bocinas con iluminación LED, controles en el volante, control de velocidad de crucero, Android Auto, asientos en piel y volante, encendido por botón, cámara de reversa y sensores de estacionamiento. Otro extra para la versión turbo es el sistema de alerta de punto ciego visual y auditivo.

Las diferencias son pocas pero, me parece, sustanciosas, por lo que después de todo el análisis, no es tan mala oferta la opción turbocargada que por sí misma, por el layout mecánico, es una opción muy atractiva en un segmento altamente competitivo.

Son 60 mil pesos de diferencia por motor, caja, Xenón, volante y monitor de punto ciego. Me parece un deal buenísimo para quien además privilegie el manejo, pero la compra más sensata será, sin duda, la variante EX de 150 hp.

El consumo se queda lejos de lo que la marca anuncia oficialmente. En nuestras pruebas conseguimos alrededor de 10.2 km/l en ciudad y apenas superamos los 17 km/l a ritmos de 110 km/h en autopista. La altura y diseño son factores que privilegian la imagen sobre la función y, aun así, creo que no son números nada malos para 200 caballos.

A bordo

El motor y caja tienen doble personalidad. Si vamos relajados el turbo lag es muy acusado. Se siente incluso torpe y la caja que por su propia naturaleza tiende a retrasar más la subida de vueltas del motor, puede desesperarnos; pero basta pisar con contundencia el pedal para que ambos se pongan de acuerdo y nos permitan rodar con prontitud.

kia_soul_turbo_10

El propulsor si tiene un retraso considerable en la entrega del turbo, pasadas las 2,000 rpm comienza a despertar, pero una vez que alcanzamos la parte donde mejor respira el turbo, la caja cambia con una rapidez envidiable y encanta a cualquiera.

Si bien los 200 hp parecen bastante buenos, las propias característica del auto (centro de gravedad alto, mismos amortiguadores y esquema que la variante EX), no nos permiten  rodar como en un deportivo. Sí hay un buen desempeño, sí podemos adelantar rápido en autopistas, pero en caminos de montaña el subviraje se hace presente e incluso hay torque steer si aceleramos con alegría en las curvas. Incluso el eje posterior se llega a levantar y eso nos recuerda que estamos ante un crossover con gran espíritu.

El motor, en modo Sport, mejora un poco su entrega de potencia, pero es más de sensaciones, pues en los números las variaciones que conseguimos en las pruebas con el equipo de Vbox México fueron mínimas: el 0 a 100 km/h lo conseguimos en 11.4 s, no son brutales, pero sí efectivas sobre todo porque el motor es contundente y acelera constantemente. Además, la caja es bastante rápida cuando pisamos a fondo el acelerador, saca a relucir sus características. Si rodamos de manera suave, patina mucho y además contamos con un acusado turbolag. Su mejor trato siempre será aprisa.

No puede ser más rápido porque la misma carrocería, esquema de suspensiones y la altura de su centro de gravedad le limitan; incluso en caminos de montaña si queremos rodar a prisa el subviraje es acusado y fácilmente las llantas que traccionan patinan. Un diferencial electrónico de patinamiento limitado le vendría de maravilla.

Los frenos son también son una maravilla, muy contundentes y resistentes a la fatiga como comprobamos en nuestras pruebas: 38.3 m para detenernos desde los 100 km/h. Excelente

En conclusión, no es un SUV de corte GTI, pero mejora considerablemente el desempeño, equipamiento e imagen, además de que se desmarca considerablemente en el segmento, pues no hay un producto similar que le compita.

De hecho, por equipamiento, potencia y precio, es una de las mejores compras, pues las versiones tope de los modelos que le compiten no están tan lejos (Trax, 355,900; Ecosport, 329,200; Creta, 341,900; HR-V, 339,900; CX-3, 341,900; Kicks, 353,700; 2008, 339,900; Duster, 308,600; Vitara Turbo, 379,900). Si bien su gran pecado es la falta de conectividad con Apple Car Play, creo que caja, motor y equipamiento de seguridad con el sistema de monitoreo de punto ciego son claves y totalmente diferenciadores.

Puede ser que por estas características pudiera uno pensar en un Paceman de Mini, pero la marca alemana le supera en calidad de materiales y dinámica, por lo que el Soul Turbo está prácticamente solo en el mundo.

Kia Soul Turbo
Motor: 4 cil, 1.6L, 202 hp y 195 lb/pie
Transmisión DCT de 7 relaciones
Consumo oficial: Ciudad: 14.8 km/l
Carretera: 19.1 km/l
Combinado: 16.1 km/l
Consumo pruebas: Ciudad: 10.2 km/l
Carretera: 17.2 km/l
Combinado: 13 km/l
Cajuela: 238 litros
*0 a 100 km/h: 11.4 s
*100 a 0 km/h: 38.3 m
Versiones y precios:
LX TM 244,900 pesos
LX TA 264,900 pesos
EX Aut  309,900 pesos
SX Turbo 369,900 pesos (Evaluada)
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México