Al momento

Porsche se corona bicampeón del WEC con el 919 Hybrid

Porsche se proclamó campeón del mundo una vez más. La marca de  Stuttgart consiguió el título de Constructores del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA con el prototipo Porsche 919 Hybrid, una carrera antes de que finalice la temporada.

En la prueba de seis horas disputada el pasado fin de semana en Shanghái la marca obtuvo el galardón de la mano del primer y cuarto sitio que obtuvieron sus vehículos.Timo Bernhard (Alemania), Brendon Hartley (Nueva Zelanda) y Mark Webber (Australia) consiguieron el primer puesto general, mientras que el trío conformado por Romain Dumas (Francia), Neel Jani (Suiza) y Marc Lieb (Alemania) terminaron en el cuarta sitio, sumando 38 puntos para la firma alemana.

Las 301 unidades que suman en total en el equipo Porsche por las 222 de Audi y 207 de Toyota  los hace inalcanzables con la última carrera por disputarse en Bahréin, el 19 de noviembre. El segundo título consecutivo de Porsche en el Campeonato Mundial de Constructores es otra confirmación de que van en el camino correcto por el concepto tecnológico desarrollado para darle vida al 919 Hybrid, un modelo que ya es histórico y que se une a otros importantes autos de carreras de marca que se adelantaron a su tiempo, como el 718 RS, el 904, el 917 o el 956. Todos ellos escribieron parte de la historia del automovilismo mundial e impulsaron el desarrollo de los vehículos de producción en serie.

Para el futurista Porsche 919 Hybrid éste es otro capítulo en su historia de éxito. Debutó en 2014 en la máxima categoría para los prototipos de resistencia Le Mans (LMP1) con un concepto único de sistema de propulsión. Desde entonces, Porsche ha ganado en dos ocasiones las 24 Horas de Le Mans, lo que le valió para sumar sus victorias absolutas número 17 y 18 en la mítica carrera francesa en 2015 y 2016.

 

Más importante todavía, este prototipo funciona como un laboratorio sobre ruedas para los futuros deportivos eléctricos de serie, especialmente en lo que respecta a la tecnología de alto voltaje. De esta forma, el conocimiento adquirido en los circuitos les ha permitido a los ingenieros de producción, presentar el concepto Mission E, que dispone de una tecnología de 800 voltios.