Al momento

Especial Día de Muertos: 10 vehículos que dieron su vida por el futuro

Es Día de Muertos, una tradición muy mexicana en la que las familias mexicanas recordamos a los familiares que nos han dejado y en Autología queremos también recordar a los autos más emblemáticos que formaron parte del día a día de muchas familias mexicanas; seguramente hoy por la noche varios vendrán a visitar nuestras cocheras pues los recordamos con cariño gracias a su aporte o sacrificio que significaron para dar paso a modelos más modernos y actuales.

Volkswagen Jetta Clásico

El Jetta de cuarta generación salió al mercado mexicano a finales del siglo pasado, en 1998 para ser exactos, y perpetuó su existencia hasta el año 2015, si eres mexicano es muy posible que hayas sido dueño de uno o al menos que hayas viajado en alguno ya que era muy popular entre los taxistas por su sencillez y economía. En 2005, cuando salió al mercado la quinta generación del sedán alemán, conocido como Bora en nuestro país, Volkswagen decidió seguir produciéndolo en su planta de Puebla porque a pesar de ya tener 7 años en el mercado las ventas seguían siendo altas.

VW Clasico

En 2008 recibió un rediseño que lo asemejaba a los más recientes sedanes de la firma y así siguió hasta que hace apenas unos meses se decidió terminar la producción de forma definitiva, siendo reemplazado por el Vento en los concesionarios de Volkswagen.

En sus 17 años de vida, lo vimos con diferentes motorizaciones, desde la tradicional con motor de 2.0L y 8 válvulas hasta los más deportivos GLI con motor 1.8T y el eficiente TDI. Que en paz descance.

Chevrolet Chevy

Un ícono de la marca norteamericana, basado en el Opel Corsa europeo de los años 80, General Motors lo trajo a nuestro país para competir con el famoso Volkswagen Sedán y rompió todos los esquemas sobre lo que un auto pequeño debía ser y hacer, transporte económico para las familias mexicanas.

Chevrolet Chevy C2

En 2004 se lanzó el C2, que incorporaba cambios estéticos y que ya era fabricado en México, contaba con un motor de 1.6L y se caracterizó por tener un diseño más juvenil al que se le notaban menos los años.

Fue descontinuado hace un par de años y ahora su lugar en la gama lo toma el también antiguo Aveo que ha tomado la estafeta con responsabilidad y se ha convertido en el auto más vendido de México.

Nissan Platina

Este sedán de la firma nipona nunca se fabricó en México y venía de Sudamérica, en el tiempo que se comercializó en nuestro país se distinguió por su diseño y equipamiento europeo ya que tomaba la base del Renault Clío, se trataba de un sedán espacioso que podía ser tan básico o tan completo como el cliente lo pidiera.

Nissan Platina

Montaba un motor de 4 cilindros y 1.6L de cilindrada y se ganó a los clientes que pedían algo más que un Tsuru, por tecnología y diseño.

Fue reemplazado por el Tiida que sigue a la venta en nuestro país como el sedán que se encuentra un escalón por arriba del muy querido Tsuru.

Volkswagen Sedán

El querido “Vocho”, se comenzó a producir en México cuando el mundo ya lo daba como obsoleto en la década de los noventas, pero aun así permaneció en producción hasta el año 2003 y en su camino se ganó el corazón de miles de mexicanos.

VW Sedan

Lo vimos en forma de ambulancia, taxi y hasta de patrulla en algunos casos, los mexicanos creamos una vida alrededor de nuestros “vochitos” por su utilidad y economía y es que es prácticamente imposible pensar en alguna persona que jamás haya manejado o viajado en uno, muchos incluso aprendimos a manejar en el Volkswagen Sedán.

Se caracterizaba por su peculiar sonido, cortesía de que el motor era enfriado por aire y no por agua como en todos los coches modernos.

Vivió una vida larga y plena y se fabricó en todos los continentes del mundo, fue uno de los precursores de la cultura hippie de los años sesenta. Se produjeron más de 21 millones de “vochos” y el pueblo mexicano lo recordará siempre con mucho cariño.

En unas semanas veremos rodando en nuestro país al que se puede considerar su sucesor, por carisma, economía y utilidad, el Up!

Ford Ka

El pequeño auto de la marca del óvalo azul, llegó a México en 2001 proveniente de Inglaterra, pero en 2002 Ford comenzó a importarlo desde Brasil, brilló por su figura deportiva y musculosa, cosa que no se veía en ese segmento, pero también por la economía de combustible y por su sencillez.

Ford Ka

Ahora, México acaba de recibir a su sucesor espiritual, el Figo que, en mercados sudamericanos recibe su nombre.

No fueron tantas sus ventas en nuestro país, pero si fue uno de los primeros autos que siendo económicos eran también divertidos y juveniles.

Y los que dieron su vida por el futuro…

Autos que rompieron paradigmas en sus días y que no fueron muy bien recibidos por el público pero que algunos de sus conceptos y características distintivas se han empezado a usar hoy, se adelantaron a su tiempo y nos dejaron muy pronto pero su legado sigue con nosotros.

Audi A2

El primer automóvil de la historia en usar un monocasco hecho completamente de aluminio, un pequeño monovolumen con líneas también adelantadas a su época se produjo de 1999 hasta el 2005 y su bajo peso le permitió usar motores de baja potencia sin sacrificar el rendimiento y el concepto del chasis completamente de aluminio se usa en prácticamente toda la gama de Audi.

Audi A2

Usaba motores de gasolina o diésel, de 1.4 o de 1.6 litros de cilindrada o de 1.2 y 1.4 respectivamente y el más potente tenía a penas 110hp que curiosamente es muy parecido al 1.6L de cuatro cilindros que utilizan los Ibiza y Toledo en nuestro país.

Tras cifras de ventas muy pobres salió del mercado en 2005 pero su legado permanece.

Ferrari F40

Pasó a la historia por ser el primer superauto de producción motor turbocargado y en su época fue el más rápido del mundo, veámoslo como el Veyron de su momento.

Ferrari F40

Se fabricó y se vendió de 1987 hasta 1992 con motivo de los 90 años de Enzo Ferrari e incorporaba un motor V8 de 2.9L biturbo con 478hp.

Peleó duramente con el Porsche 959 y era capaz de acelerar de 0-100 en 4.5 segundos y alcanzaba una máxima de 324km/h que en los noventas era tan increíble como los 430km/h del Veyron el día de hoy.

Hoy en día y después de dos décadas Ferrari comenzó a usar la tecnología de motores pequeños y turbocargados en su superauto moderno el 488GTB y en su GT, el California.

General Motors EV1

Sentó las bases de lo que hoy es el auto eléctrico como lo conocemos y se produjo de 1996 a 1999, tuvo una vida corta, pero fue el precursor de lo que hoy conocemos como el Chevrolet Volt ya que la tecnología se desarrolló desde unos años antes y se perfeccionó para el Volt.

GM EV1

A penas se produjeron 2,500 unidades en sus dos generaciones y era un auto pequeño de dos puertas y de dos plazas.

Desarrollaba 137hp y 110lb-ft de torque que en su día eran cifras muy buenas para un automóvil eléctrico y ecológico.

Bugatti Veyron

El híperauto que desde su concepción rompió con todo lo que hasta el momento parecía imposible de lograr, 16 cilindros, 8.0L de cilindrada, 1001hp, 0-100 en 2.5s y una máxima de 407km/h, el primer automóvil de producción de la historia en superar la marca de los 400km/h, se pensó como un ejercicio técnico y de diseño y terminó siendo toda una obra maestra de la ingeniería.

Bugatti Veyron

En su desarrollo y homologación murieron tres ingenieros ya que tratando de alcanzar la velocidad máxima los neumáticos explotaban porque sencillamente no había llantas que fueran capaces de soportar la fricción y el calor que se generaba rodando a esas velocidades.

Esta barbarie de más de dos toneladas contaba con todos los lujos imaginables en su interior cuando el conductor quería relajarse y se volvía una autentica bestia cuando se pisaba el acelerador a fondo.

Se produjo durante un periodo de 8 años y solo se hicieron 450 unidades (300 coupé y 150 convertibles) y costaba arriba de un millón de euros y aun así se dice que el grupo Volkswagen perdió dinero con cada uno de ellos y es que jamás fue pensado para tener utilidades sino para mostrarle al mundo de lo que era capaz la ingeniería alemana, ahora se dice que vendrá una segunda generación con 1,500hp y capaz de alcanzar 480km/h y acelerar a 100 desde 0 en menos de dos segundos, el futuro es sin duda, excitante.

Maybach 57/62

Tras fallar en su intento por adquirir Rolls-Royce y Bentley (ahora propiedad de BMW y Volkswagen, respectivamente) Daimler se decidió a lanzar su propia marca de autos super lujosos en 2002. Se planeaba que se vendieran 1000 unidades anuales pero el promedio apenas alcanzó los 600 ejemplares por año.

Maybach 62

El nombre, 57 o 62 reflejaba las longitudes de los autos en decímetros siendo el 57 el elegido por los que conducían ocasionalmente mientras que el 62 se usaba más para los que contrataban a un chofer.

El interior contaba con enfriador de botellas de champán, asientos reclinables con reposapiés y pantallas dobles para los pasajeros de la parte de atrás. Un auto para empresarios que no tenían tiempo para dejar el trabajo y transportarse de un lugar a otro y por eso, trabajaban en su automóvil.

Se vendió por 300,000 euros y como su nombre lo indica, medía 5.7 ó 6.2 metros de largo.

Tras el fracaso, Maybach salió del mercado hace unos años, pero no sin haber dejado la estafeta a su hermano menor, la clase S de Mercedes-Benz.