Al momento

Datsun Go, el posible reemplazo que tiene Nissan para el Tsuru en México

Para aquellos mexicanos con poco más de 40 años de edad, la marca Datsun es conocida ampliamente pues fue en el año de 1986 cuando el nombre fue retirado del mercado en favor del nombre Nissan que conocemos hoy en día. Bien, en la India, la marca fue relanzada a principios de la década actual como una alternativa económica, eficiente y confiable para los jóvenes que buscan adquirir su primer auto y aunque sigue sin ser probable que el nombre regrese a México, es posible que su modelo bandera, el hatchback subcompacto Go, llegue bajo el paraguas de Nissan para convertirse en el nuevo auto de entrada a la gama, mientras que March, Versa y Note buscan un puesto como autos subcompactos más refinados y sofisticados.

El nombre ‘Go’ lo toma del el primer auto lanzado por Datsun en la década de los treintas, el ‘Dat-Go’ que entonces se posicionó como un auto ideal para los jóvenes japoneses por ser económico y durable. Dat significa rápido en japonés y usa el mismo chasis ‘V’ de Nissan que actualmente utiliza el March fabricado en Aguascalientes. Utilizando componentes compartidos, no sería una sorpresa que en el futuro pudiera fabricarse en México como sucesor del Tsuru y que inclusive llevara ese mismo nombre.

datsun_go_1

El motor que lo motiva en la India es un bloque de 1.2 litros de desplazamiento con 68 caballos que, bajo los ciclos de prueba en la India, puede alcanzar los 21 kilómetros por litro y ese es uno de los principales factores por el cual ha tenido éxito. No es muy potente, pero resulta ideal para moverse en ciudades congestionadas utilizando muy poco combustible, el mismo propósito que tiene el Tsuru actualmente en México, pero el Go es más moderno y seguro. De considerarse necesario, sabemos que un bloque más grande y potente, el HR16 de 1.6 litros que Nissan fabrica en México, cabe perfectamente en el compartimento del motor de los autos con este chasis pues es el mismo motor que actualmente encontramos también en el March.

Puede equipar doble bolsa de aire y frenos ABS, atributos que el Tsuru no monta y que, en parte, lo han hecho acreedor a la calificación de cero estrellas en las pruebas de impacto por lo que la seguridad de los ocupantes está cubierta. Por confort, lleva computadora de viaje con 7 funciones, indicador de cambio de marcha, aire acondicionado, dirección asistida eléctricamente y sistema de sonido con entrada para USB por lo que la evolución tecnológica respecto al Tsuru es notable.

Uno de los factores por los cuales la prensa mundial y las instituciones de seguridad vial criticaron al Datsun Go cuando hizo su presentación oficial es porque, increíblemente, no obtuvo buenas calificaciones en las pruebas de impacto, pero con las nuevas normas que estipula la NOM194, estos problemas deberán corregirse para su segunda generación si hace su arribo oficial a México.

datsun_go_6

¿Por qué creemos que es el reemplazo perfecto?

Ya son varias las marcas que han volteado a ver a productos indios para comercializar en México como la entrada a sus gamas, Volkswagen, por ejemplo, lo hace actualmente con Polo y Vento y Ford trae al Figo desde la India. Es lógico pensar que la marca con mayor volumen de ventas en México hiciera lo mismo e importara desde aquel país asiático al que se convertiría en el auto más accesible se su gama con cambios estéticos ligeros para acercarlo a la filosofía de diseño de Nissan y volverlo parte de la familia. La plataforma ‘V’ de Nissan que se utiliza en March, Versa, Note y más recientemente Kicks y en el cual está basado el Datsun es de carácter global y una de sus principales bondades es el aprovechamiento inteligente del espacio interior, pudiendo empaquetar mucho espacio para pasajeros y volumen de carga en un auto que, por fuera, aparenta ser pequeño.

No debemos descuidar el factor mantenimiento, uno de los factores que han hecho del Tsuru un superventas con públicos que buscan precisamente que el costo operativo del auto sea bajo y aquí entra en juego de nuevo la plataforma ‘V’, las refacciones para los autos con este chasis no son costosas y al usar mecánicas probadas y sencillas es posible que prácticamente cualquier mecánico con un poco de experiencia le meta mano.

datsun_go_7

Finalmente, consideramos relevante el hecho de que este auto ya está en producción por lo que, de llegar, Nissan ahorraría en costos de desarrollo. No habría que invertir demasiado en diseñar el auto y encontrar motores, transmisiones y esquemas de suspensión que funcionaran en nuestras calles. Uno de los únicos países del mundo que cuenta con caminos tan maltratados como los nuestros es precisamente India por lo que imaginamos que, si este auto ya funciona en aquel país, debería hacerlo también en el nuestro sin problema alguno. Las economías de escala rinden sus frutos en todo el mundo.

¿Por qué reemplazar a un sedán como el Tsuru con un hatchback?

Pregunta con trampa porque creemos que la carrocería de tres volúmenes y con más de 4 metros de longitud es un atributo muy valorado en el Tsuru, pero tampoco es una novedad que las marcas han comenzado a usar hatchbacks como sus entradas a la gama, de nuevo, lo hace Volkswagen, Ford, Hyundai y Chevrolet. La realidad es que los autos modernos son capaces de brindar más espacio que el Tsuru en una carrocería más pequeña gracias al uso de ingeniería y ergonomía más actual. Una gran ventaja de los hatchbacks respecto a los sedanes es que el portón trasero se abre con el vidrio incluido y ello brinda una apertura más grande para introducir objetos de mayor tamaño. La altura de la parte trasera de los hatchbacks también los hace más amigables con personas de talla grande y con objetos voluminosos en el maletero. Punto a favor de los hatchbacks.

Y bien, ¿cuál sería el Plan B?

La segunda opción que nos parece lógica y viable como reemplazo inmediato del Tsuru es un auto que ya se fabrica, ensambla y comercializa en México, nos referimos al Tiida. El auto que en todo el mundo fuera la primera generación del Versa ya tiene algunos años a sus espaldas por lo que los costos de su desarrollo ya han sido amortizados. Existen dos inconvenientes, el primero es que el Tiida en versiones base no incorpora frenos antibloqueo y nos parece ilógico aplaudir el cese de producción del Tsuru por no contar con equipo básico de seguridad para luego considerar a un auto sin este equipo un reemplazo factible. Este punto podría ser enmendado sin muchos problemas, las versiones tope del Tiida si equipan frenos ABS y tienen una calificación de 4 estrellas en las pruebas de impacto.

tiida

El segundo punto es el precio, actualmente el Tiida empieza en 171,800 pesos, por lo que resulta un 20% más costoso de adquirir que el Tsuru, pero creemos que tras unos años más en el mercado, un recorte de costos que no involucrara sacrificar la seguridad básica podría traer un precio más cercano al Tsuru para encontrar clientes en el espectro más bajo de precios en la gama de la marca nipona. Entendemos que el Tiida es un auto nacional, por lo que no se pagan aranceles y el costo logístico que involucra llevarlo desde la planta hasta las manos de los clientes es menor que importar un auto de otro país.