Al momento

Audi se retira del Campeonato Mundial de Resistencia tras de 18 años para enfocarse en la Fórmula E

El fin al programa deportivo del auto prototipo LMP1, que dio 13 victorias en Le Mans, dos títulos del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC, por sus siglas en inglés) de pilotos y constructores en 2012-2013, es un realineamiento del programa de deporte motor de Audi.

 

El fabricante alemán se centrará de lleno en el Campeonato Fórmula E con el equipo Abt-Schaeffler, como una apuesta por disputar la carrera para el futuro de la energía eléctrica y como medida en la que los autos de producción serán más enfocados a la motorización eléctrica. Esto comercialmente tiene mucho sentido pues Audo tiene la meta de la marca de comercializar sus primeros eléctricos a principios del 2018.

El anuncio oficial de la noticia que tomó por sorpresa a los aficionados y a la propia WEC, fue la decisión de la firma de los cuatro aros es enfocarse en el desarrollo que puede brindar participar en la Fórmula E, utilizando parte de lo hecho con el R18 E-Tron, lo que se prevé se convertirá en un compromiso total.

Para muchos la verdadera decisión se produce por la disminución de las ventas de los Turbodiésel, aunado con la presión política en algunos mercados de los motores diésel.

La continuidad de Audi en el DTM no se ve afectada por esta decisión, y se está considerando ampliar su participación en el Mundial de Rallycross, donde actualmente ofrece apoyo técnico al equipo privado del campeón Mattias Ekstrom.