Al momento

Análisis Especial: ¿Cuáles son los retos de los vehículos autónomos del futuro?

Los vehículos de conducción autónoma están cada vez más cerca de nuestra realidad cotidiana ya que los avances en esta materia son palpables, Ford ya prometió poner en los caminos vehículos sin conductor para el año 2021 y Tesla trabaja en la próxima generación del Autopilot que podría ser anunciada en el transcurso de los próximos días, entonces, ¿qué tan cerca estamos realmente de encontrar en el mercado coches que se conduzcan solos?

Según se dice, cuando los niños que hoy tienen 5 años alcancen la edad suficiente para aprender a manejar, en aproximadamente 10 o 12 años, es posible que ya no sea necesario que lo hagan. La realidad es que aún existen varios retos que se deben enfrentar y solventar antes de que estos autos sean una realidad para todos, de inicio servirán principalmente para servicios de emergencia, ambulancias, patrullas y hasta taxis y creemos que pasará algo más de tiempo antes de que todos puedan tener uno.

Tesla-Autopilot-3

Resulta difícil creer que tendremos esa tecnología rodando por nuestras calles para el año 2026 cuando al momento todavía existen muchos autos en el mercado sin equipamiento que tiene 20 años siendo obligatorio en otros países, hablamos de atributos tan básicos como frenos antibloqueo y dos bolsas de aire. ¿Tendremos en 2026 tecnología tan compleja como lo es la de conducción autónoma cuando será hasta 2020 que las marcas estarán obligadas a tener ABS y bolsas de aire en todos sus coches? Nosotros creemos que no, es un hecho que los autos sin conductor llegarán, pero tardaran un poco más de lo que a veces nos hacen creer.

Los autos pilotados del futuro se comunicarán entre ellos

Los sistemas autónomos del futuro funcionarán de forma extremadamente distinta de cómo funcionan los sistemas semiautónomos existentes, hoy tenemos una serie de sensores alrededor del auto que miden distancias con otros objetos para acelerar, detener y virar según lo detectado y en el futuro los autos podrán y deberán comunicarse con otros vehículos alrededor para conocer los movimientos que harán y no impactarse. Esta tecnología está ya en desarrollo, pero aún debe definirse una frecuencia por la que los autos se comuniquen que pueda incluir a todas las armadoras para que la competencia sea justa. Este sistema de intercomunicación deberá tener un altísimo nivel de seguridad que asegure que nadie ajeno a él pueda ingresar y cambiar parámetros que potencialmente pudieran generar accidentes masivos en ciertas ciudades del mundo.

Fusion_AV_2

También está la cuestión de los datos personales, estos autos sin conductor tendrán que tener almacenada información privada de los usuarios que permitirá a los autos moverse entre un punto y otro, ubicaciones y direcciones de casas y oficinas, por ejemplo. Estas ubicaciones habrán de protegerse y los corporativos que tengan acceso a ellas deberán asegurarse de que ningún tercero pueda echar mano de ellas. Imaginemos lo riesgoso que sería si alguien más pudiera conocer la ubicación de nuestra casa, oficina o el colegio al que acuden los niños y adicionalmente supiera exactamente las horas a las que llegamos, el tiempo que permanecemos ahí y el momento exacto en el que nos retiramos. Bien, los autos que nos llevarán a esos lugares tendrán almacenada esta información y mantenerla segura será clave para garantizar la seguridad de los usuarios.

¿Si hay un accidente que involucre a uno a más autos autónomos, de quien será la culpa?

Actualmente hay un reglamento de tránsito muy claro que estipula preferencias entre avenidas, calles y glorietas y es relativamente sencillo determinar quien tiene la responsabilidad de cubrir daños causados en un accidente, sin embargo, si no hay conductor las cosas serán más complejas. El conductor no puede tener responsabilidad porque no tiene injerencia en los mandos del automóvil, si por ejemplo, el auto estuvo involucrado en una colisión por no haber frenado a tiempo, ¿cómo culpar al conductor cuando ni siquiera tuvo acceso a un pedal físico de freno?

Entonces, ¿tendrá la responsabilidad la armadora o esta a su vez querrá atribuir la responsabilidad de cubrir el costo de los daños a un tercero? Antes de que los gobiernos en todo el mundo puedan permitir que el público general adquiera y utilice un automóvil sin conductor en vías públicas, deberá aclararse este tema y creemos no será sencillo. Las aseguradoras deberán establecer acuerdos sobre la responsabilidad civil que a día de hoy no existen y analizar de nuevo los riesgos. No nos sorprendamos si durante los primeros años de vida de los autos autónomos las primas para asegurarlos resultan extremadamente costosas y al alcance de solamente unos pocos. Tendremos miles de máquinas con tecnología sumamente costosa moviéndose a velocidades relativamente altas, pero con el riesgo de que, al ser tecnología fresca y recién sacada del horno, esta falle y cause daños que serán complicados y caros de reparar.

Nissan ProPilot leads the way for autonomous technology

Más adelante, cuando la tecnología se perfeccione y se reduzcan las posibilidades de fallas, los autos posiblemente no tendrán que ser asegurados porque las colisiones entre ellos o con otros objetos sencillamente no sucederán y si lo hacen será probablemente con los pocos autos no autonómos que todavía circulen por las calles pero en ese caso, la responsabilidad si la tendrá el conductor. También será prácticamente imposible para los amantes de lo ajeno robarlos porque podrán ser ubicados al momento e inclusive guiados hacia el punto en donde el dueño quiera que estén sin importar quien se encuentre dentro de ellos.

¿Cómo será la vida cuando no tengamos que manejar?

Lo diremos de nuevo, es un futuro lejano, pero creemos que sí sucederá y cuando lo haga la vida será muy diferente puesto que, desde su invención, el automóvil se ha vuelto el centro de la vida humana en muchas ciudades en el mundo incluyendo la nuestra y es lógico que, si el auto cambia tan radicalmente, nuestras vidas también lo hagan. Las familias no tendrán 3 o 4 autos y posiblemente bastará con un auto, máximo dos, por porque estos podrán, por ejemplo, llevar a los niños a la escuela, regresar por mamá o papá para llevarlos a su trabajo e ir a guardarse a casa en el tiempo que nadie los utiliza. Habrá un superávit en infraestructura pues con menos autos en las calles, todas las vialidades que actualmente tenemos no serán necesarias. ¿Estacionamientos? Se reacondicionarán y ocuparán esas áreas con otros propósitos puesto que los autos no tendrán que permanecer en el lugar en donde se encuentre el dueño, podrán volver a guardarse en casa o realizar otras tareas mientras el individuo no se encuentre dentro de ellos.

Mercedes-Benz-autonomo

Es también un hecho que con una menor necesidad por automóviles la competencia en la industria será feroz y factores como el precio, tecnología, autonomía y seguridad serán claves en la decisión de compra de los mexicanos.

Como entusiastas, ¿qué pensamos en la redacción de Autología de los autos sin conductor?

No podemos negarlo, nos encanta manejar un auto firme y comunicativo en un camino con curvas, a veces, conducir en la ciudad se vuelve igualmente divertido siempre y cuando no haya demasiado tráfico. Si entendemos que los autos autónomos reducirán el tránsito en las grandes ciudades, comprenderemos que habrá más espacios disponibles para aquellas personas que verdaderamente quieran conducir ya que los que prefieran enviar correos, navegar por redes sociales y hablar por teléfono ya no estarán al mando y no representarán un peligro para otros. En pocas palabras, los que verdaderamente quieran conducir, tendrán una mayor libertad de hacerlo.

Claro, también nos da tristeza saber que, en el futuro, muchas personas ya no sentirán esa emoción que da aprender a conducir y tampoco tendrán la libertad y responsabilidad que implica estar al mando de un auto puesto que la gente irá y vendrá sola en un automóvil desde pequeñas edades, viajar solos es algo que comenzara a tomarse por sentado. Sin embargo, sabemos que no todos los coches serán autónomos, Sergio Marchionne, director de FIAT-Chrysler, ha dicho en repetidas ocasiones que “tendrán que dispararle” antes de que exista un Ferrari autónomo. Estas marcas -Ferrari, Lamborghini, por ejemplo- tienen desde sus origenes al conductor y a la emoción de manejar impregnada en su DNA, entonces, eliminar al conductor sería eliminar también a su razón de ser.

Fusion_AV_4

Entonces, en algún momento dejaremos de conducir, pero creemos que pasará un tiempo largo y, al menos en nuestro país, los niños que hoy tengan 5 años o menos posiblemente si tengan que manejar en algún punto de su vida, pero no dudemos que, en algún momento, los autónomos serán una realidad para todos y entonces sí, solo seguiremos manejando los que, como nosotros, disfrutemos de hacerlo.

Anteriormente se usaba el caballo como medio de transporte y hoy la equitación se practica como actividad recreativa en espacios especiales destinados para ello, quizá lo mismo suceda con los autos como los conocemos hoy, con volante y pedales. Serán utilizados en lugares especiales y solamente por los entusiastas, eso que llamamos autódromos y de los cuales en México tenemos a uno de los más divertidos del mundo.