Al momento

Bosch ofrecerá su sistema de inyección de agua, ya en producción para el M4 GTS, a todas las marcas

Cuando conocimos al M4 GTS hace aproximadamente un año en el Salón de Frankfurt hubo algo que llamó especialmente nuestra atención desde el primer vistazo que echamos a la ficha técnica y es que notamos que contaba con sistema completamente nuevo, y hasta ese momento exclusivo, de inyección de agua que le permitía estirar su motor turbocargado de seis cilindros hasta los 500hp y ahora, Bosch ha hecho oficial que ofrecerá este mismo sistema a más armadoras a partir del año 2019 y tendrá beneficios tangibles en el desempeño y en los consumos de los autos que lo equipen. El motor de combustión interna no está muerto, lejos de ello, seguirá perfeccionándose como lo ha hecho durante el último siglo para ofrecer mejor desempeño y asociarlo a menores consumos de combustible y emisiones más bajas. Esta nueva tecnología es un claro ejemplo de ello o, ¿cuándo imaginamos que inyectando agua a un motor obtendríamos tantas ventajas?

El sistema inyecta una fina brisa de agua destilada al conducto de admisión justo antes de que ocurra la combustión, reduciendo las temperaturas y el golpeteo del motor que, según Bosch, ocasiona que se gaste más gasolina. Como ya dijimos este peculiar sistema se introdujo por primera vez en el M4 enfocado a la pista y con el objetivo puesto en mejorar el desempeño, pero la ventaja más importante de este sistema no es precisamente esa y es que promete mejorar los consumos de combustible hasta en un 13% y reducir las emisiones de gases contaminantes en un 4%.

BMW_M4_CONCEPT_GTS_02

Este sistema es útil únicamente en motores turbocargados con una potencia especifica mayor a 107hp/L y se basa en una primicia muy sencilla, si no se permite que el motor se sobrecaliente a altas revoluciones (cosa que tiende a ocurrir en motores turbocargados debido a las altas presiones que manejan) entonces es posible alcanzar rangos de revoluciones más altos y usar turbocargadores que generen mayor presión en el cilindro para exprimir más potencia al motor. La mejora en consumos de combustible se alcanza porque actualmente, todos los automóviles inyectan un extra de gasolina a los cilindros con el fin de que no explote y tenga un efecto de enfriamiento en la cámara de combustión en lugar de emplearse para propulsar al auto. Si cambiamos este extra de carburante por agua, se inyecta menos combustible al cilindro y el agua tiene el mismo efecto que el que tendría la gasolina, enfriando el motor más eficientemente sin necesidad de usar combustible.

La cantidad de agua que se inyecta es mínima en cada ciclo de combustión, por eso es que un tanque compacto puede durar hasta 3,000 kilómetros y si el agua en el tanque se acabara antes de que pudiéramos rellenar con agua destilada (solo debe usarse agua destilada, libre de impurezas) no habría problema y el auto funcionaría como cualquier otro, sin los beneficios adquiridos de potencia, torque y consumos superiores hasta que pudiéramos recargar.

La idea de la inyección de agua surge por la necesidad de fabricar motores más eficientes que cumplan con las normas anticontaminantes, que cada vez son más estrictas en todo el mundo aun si, de paso, mejora considerablemente el rendimiento de un motor y lo hace más potente y capaz.

infografía_agua_inyección

Debido a que el agua se evapora antes de que se inyecte el combustible y a que las cantidades inyectadas son realmente bajas, los ingenieros de Bosch aseguran que no hay riesgo alguno de que los componentes internos pueda oxidarse, tras la combustión, el vapor de agua resultante es expulsado a través del escape del auto junto con el CO2 fruto del proceso natural de quemar gasolina. Bosch se encuentra investigando la posibilidad de incorporar un calentador o enfriador del tanque de agua según corresponda para que en mercados con climas extremos esta no se congele o se evapore mientras se encuentra almacenada.

Dado que BMW fue uno de los co-desarrolladores de esta tecnología junto con la propia Bosch, los automóviles de la firma bávara son los principales candidatos para recibir la tecnología de inyección de agua, aunque seguramente comenzará a expandirse por las gamas de otras marcas más adelante.