Al momento

5 consejos para utilizar de forma correcta las sillas para infantes

Debemos de entender que el transporte en el auto no es lo mismo para los niños que para los adultos. Ningún asiento de fábrica está creado para sostener al pequeño cuerpo de un infante y por consiguiente, ningún cinturón de seguridad puede frenar la inercia de forma correcta en un niño. No traer a tus hijos en su silla especializada puede resultar en algo mucho peor que una multa.

En Autología, te damos 5 interesantes consejos para que no recibas una infracción y, lo que es más importante, cuides la vida de tus hijos.

Antes de comprar

Cuando estés listo para adquirir la silla especializada, recuerda que tiene que estar homologada y certificada para proteger. Lo sabrás porque en la parte posterior traerá una etiqueta con alguna norma de seguridad. Es importante que preguntes al vendedor sobre la certificación, ya que hay sillas que estabas homologadas y actualmente ya no están permitidas.

No compres en base a la edad, compra la que mejor se adapte a tu pequeño en peso y altura. Es importante que se sienta cómodo, pero sobretodo, que la silla haga su trabajo. Ten en cuenta que las sillas son caras, pero que representan una inversión muy importante. Nuestro mejor consejo en este aspecto es que adquieras una silla que tenga la posibilidad de crecer con tu niño por medio de accesorios.

La instalación

Primero es muy importante que leas las instrucciones de instalación que proporciona el fabricante, ya que hay veces que son diferentes. Una vez anclada a los puertos de tu coche, asegúrate de que no haya movimiento lateral. Si la silla no tiene cinturón propio, recuerda que nunca debes de poner el cinturón del auto en el área del cuello.

Ubicación

Siempre que te sea posible lleva al niño en la parte trasera. La plaza más segura para él es el asiento de en medio, por ser el que más alejado está de cualquier zona de impacto. También considera la posición de los otros usuarios. Lo mejor es que ningún adulto se ponga a lado del pequeño, esto por seguridad de ambos en caso de choque.

La cabeza bien sujeta

Es normal que a los más pequeños se les caiga la cabeza cuando duermen, pero intenta mantener esta parte del cuerpo lo más estable posible. Podrías resolverlo con una silla que tenga sujeción de cabeza o comprando adaptadores. Ten en cuenta que el cuello es vital y que tiene que estar muy bien protegido en caso de choque.

¿Cuándo cambio de silla?

Hasta los 13 kilos, el niño deber de ir sentado en sentido contrario a la marca en una silla especial para el peso. De igual forma recuerda siempre desactivar la bolsa de aire del asiento del pasajero.

Cuando la cabeza del infante salga del respaldo, ya está preparado para pasar al segundo nivel. La señal para pasar al tercero la marcarán sus hombros, ya que si exceden dos centímetros los arneses necesita cambio o adaptación homologada en la silla.