Al momento

Manejamos: Dodge Neon 2017

Dodge retoma su presencia en el segmento de los compactos con un nombre clave en su historia en México: el Neon. La firma decide reincorporarlo a su fila de productos tomando recursos de lo que el grupo le permite, en este caso, un sedán de la marca Fiat producido en Turquía y pensado claramente para mercados como el nuestro, pero ya hemos hecho previos sobre sus versiones, equipamiento y rivales. Ahora vamos directamente a las sensaciones de manejo, resultados de prueba que tomamos con el equipo de medición satelital Vbox de Racelogic, habitabilidad y percepción general del producto.

Conoce aquí todos los detalles y análisis previos que hemos hecho del Neon

La primera sensación es positiva. Se percibe una cabina bien armada, con una buena combinación de materiales: plásticos suaves al tacto, algunos con el acabado piano que está tan de moda y todo lo que tocamos, perillas, controles, se perciben de buena manufactura. Los asientos también se ven trabajados, con tela y piel sintética. El volante y palanca también recurren a ello. Recuerda mucho a modelos como el Kia Rio, por citar alguno y un poco debajo en percepción general de calidad frente al Forte, por mantenernos en la misma marca. Una vez rodando, no notamos ruiditos y se puede circular a buenos ritmos sin levantar la voz gracias a una cabina suficientemente insonorizada. No se siente barato pues.

DODGE_NEON_2017_19

Poco pero adecuado

Dinámicamente el nuevo Neon echa mano de dos motores: un 1.4 de 98 caballos y otro 1.6 litros de 108 hp. El primero se reserva únicamente para el modelo de entrada, la versión SE de 214,900 (incentivo de tres mil pesos para quien pida una prueba de manejo), las siguientes versiones echan mano de este propulsor que tiene ciertos puntos a su favor. Lo mejor del layout mecánico es el empleo de una transmisión de seis cambios que permite al Neon exprimir con eficiencia al propulsor. El rango de entrega de torque no es muy amplio (entre 2,500 y 4,700 rpm, según percibimos en este primer contacto), por lo que la caja se mueve siempre en este espacio. No es explosivo, no esperen aceleraciones brutales. Es efectivo y nada más.

Es importante aclararte que esta mecánica no le permite al nuevo Neon enfrentarse directamente en el segmento de los compactos, con modelos como Sentra, Jetta, Forte, Focus o Mazda3, por citar algunos, con potencias entre los 120 y los 180 caballos, dependiendo de la versión. Es más rival de modelos como el Seat Toledo con tamaño similar y un motor también de 1.6 litros y 105 hp.

Los frenos tienen un tacto extraño. Hay que patear muy fuerte para que expongan su mejor desempeño. La mordida y el sistema de ABS reacciona con premura. Solo el eje posterior se anuncia de más al límite, sobre todo si vamos sin carga.

Conoce aquí todas las versiones que hay del Seat Toledo

DODGE_NEON_2017_05

Entendemos entonces, que Neon apuesta al equipo más que a la mecánica. El equipamiento es el que debería tener para el segmento y precio al que llega y no decepciona, destacando principalmente el de seguridad: frenos ABS y sistema de distribución de frenado, controles de tracción y estabilidad, asistente de arranque en pendiente y seis bolsas de aire, además de anclaje isofix para auto asientos infantiles. Completan sensores de estacionamiento, cámara de reversa y algunas amenidades más que ya hemos comentado.

Dodge tiene en el Neon un rival más que digno en un segmento amplísimo y extremadamente competitivo, con un nivel de equipamiento efectivo, buena calidad en general y, aunque dinámicamente se queda en la parte baja, sí es una opción que resuelve necesidades de movilidad de quienes quieran un auto amplio y bien equipado a precios competitivos.

 

Motor: 4 cilindros, 1.6 litros, 108 hp

Consumo en pruebas: 13.4 km/l a 100 km/h

*Aceleración 0 a 100 km/h: 15.5 segundos

*Frenada 100 a 0 km/h: 41 m

Cajuela: 520 litros

Precio unidad evaluada: 276,900 pesos

*Datos obtenidos con equipo de pruebas satelital Vbox Racelogic www.vbox.mx