Al momento

A prueba: Seat Leon ST y analizamos su posible competencia

 

México es un país de SUVs, eso ha quedado demostrado a lo largo de los años. La preferencia por las camionetas es un fenómeno que poco a poco conquista al mundo al grado que algunas marcas incluso han decidido dejar de producir algunos sedanes para enfocarse en fabricar más camionetas de todo tipo de tamaños, sabores y orientaciones. Sin embargo, hay una opción que no le pide nada a estos productos en todos los sentidos: es amplia, tiene buena cajuela, el precio es muy similar, pero remata con un mejor manejo; nos referimos a la opción ST, la guayín del popular Seat León.

Para muchos, una guayín o station wagon o ST o (como le quieran llamar), son muy populares en Europa pues son productos funcionales, que aportan mayor espacio interior sin sacrificar su desempeño, y como bien sabemos en el Viejo Continente son extremadamente celosos de ello.

Seat_LeonST_07

Impecable

En este sentido llega el León ST, una station wagon que hace honor a este segmento. Sabemos que en México no es importante y que no representa muchas ventas, pero debido al éxito del León es que la marca ha decidido ofrecer la opción que, créanme, tiene con qué.

A todas las características favorables del hatchback español, calidad de materiales, equipamiento, desempeño y manejo, se le agrega una enorme cajuela de 587 litros, un espectacular techo panorámico e incluso mesitas de trabajo para las plazas traseras, que se agradecen si uno, además, tiene hijos, (orientación clara de este producto).

Un viaje al parque no es un problema, pues cabe de todo. Hicimos la prueba, metimos asador, carriola, manteles, carbón y todos los enseres, tres adultos y dos menores con autoasiento (ofrece sistema de anclaje). Es una opción muy viable frente a los nuevos crossovers urbanos pues no sacrifica espacio y ni manejo a pesar de que crece unos 30 cm en comparación con el León HB, aumento que va destinado a las plazas traseras y cajuela. Todos los crossover subcompactos rondan los 4.0 a 4.4 metros de longitud, mientras que las SUVs compactas se ubican entre los 4.5 y 4.7 metros. León está justo en el medio con 4.5 m.

Seat_LeonST_06

Completo

El equipamiento es muy bueno, con rines de 17 pulgadas, faros y luces de día de LED (también la iluminación interior es de LED), luces de iluminación en curva, climatizador, sensores de reversa (le vendría muy bien una cámara, eso sí sería vital), controles en el volante, bluetooth y conexión USB para el Smartphone, aunque no existe sistema de infotenimiento como Apple Car Play o Android Auto, tampoco algún sistema de mirroring de nuestro teléfono. En seguridad cumple como se debe pues ofrece dos bolsas frontales, dos laterales y dos más de cortina para cabeza, controles de tracción y estabilidad y asistente de arranque en pendientes.

Mecánicamente es donde están los mayores atributos del ST (además, claro, del espacio), se echa mano del 4 cilindros de 1.4 litros TSI con 140 caballos, que si bien pueden parecerte pocos, la transmisión DSG hace una gran pareja y permite rodar a muy buenos ritmos dentro y fuera de la ciudad. Además, sabemos de la bondades de este motor. Es eficiente y muy efectivo a la hora de exigirle. En ciudad obtuvimos un promedio de 15 km/l, muy buenos para un auto que permite cargar tanto, mientras que en autopista los números se disparan hasta los 24 km/l, no tan lejos de las cifras oficiales y, sobre todo, mejor que el segmento de SUVs compactos.

Seat_LeonST_21

Ahora bien, al derivarse del León, no notamos realmente ningún sacrificio en el manejo, todo lo contrario, se percibe incluso igual de ágil con una ligera y obvia variación cuando rodamos en el límite, pero nada que los sistemas de asistencia no controlen, aunque se confía tanto en el bastidor que son poco intrusivos. Digamos que el León ofrece una combinación muy favorable de espacio interior con buen manejo. Poco visto para un auto de estas dimensiones.

Por su precio, 326,400 pesos, podría considerarse rival de los crossovers subcompactos como Honda HR-V, Chevrolet Trax, pero en las partes altas de los mismo, pues arrancan por ahí de los 260 mil pesos. CX-3 es una versión única y cuesta alrededor de los 335 mil. Las camionetas compactas como CR-V, Tucson o CX-5, se ubican por encima de los 335,000 pesos en las versiones de entrada, así es que el Leon ST se encuentra solo en el panorama. Sólo podría acercarse por concepción el Volvo V40, también de corte station wagon, muy similar en potencia con un 1.6 litros de 150 caballos también turbo y acoplado a una transmisión de doble embrague, pero el V40 cuesta 50 mil pesos más. También Subaru ofrece algo similar en dimensiones y orientación station wagon, aunque su foco es más de crossover: el XV, de dimensiones muy similares (4.4 m) un motor bóxer de 2.0 litros con 184 caballos, pero también más de 50 mil pesos por encima, con algo menos de equipamiento aunque con sistema de tracción integral.

 

Motor: 4 cilindros, 1.4 T, 140 hp

Consumo:

Ciudad: 16.7 km/l

Autopista: 26.1 km/l

Combinado: 15.3 km/l

Cajuela: 587 litros

Precio: 326,400 pesos