Al momento

VW celebra la octava edición del “TrackDay GTI” a tope de revoluciones

Volkswagen de México y el Club GTI, se unieron nuevamente para celebrar la edición 2015 de su “TrackDay GTI”, mismo que se llevó a cabo en el Autódromo Miguel E. Abed en Amozoc, Puebla, en donde seguidores de la marca, dueños de vehículos, familias y pilotos, se dieron cita para disfrutar de una tarde llena de adrenalina, curvas y diversión.

Amozoc fue el escenario perfecto para albergar este a este evento de velocidad, que año tras año, se ha consolidado como el suceso oficial de los entusiastas de este modelo emblemático y que brinda a los fanáticos de la marca la oportunidad de convivir con expertos y otros entusiastas, quienes exhiben sus autos de todas las generaciones, que van desde el Caribe GT hasta el nuevo Golf GTI séptima generación, que actualmente se produce en la planta de Volkswagen en Puebla.

En esta octava edición, se pudieron admirar autos en exhibición y al finalizar el día algunos de ellos fueron premiados por el comité organizador, mismo que calificó basándose en el estado físico y mecánico de los vehículos, detalles interiores y exteriores, conservación de las primeras generaciones y ediciones únicas o especiales.

Track Day GTI

¿Qué es el Club GTI?

Es importante entrar en detalle sobre esta interesante organización. El Club GTI México, fue fundado en 1999 y es el único club oficial de Golf GTI reconocido por Volkswagen de México. El club tiene como finalidad, compartir la pasión por el emblemático GTI y actualmente cuenta con 60 miembros tras su fundación hace 16 años. A partir de 2013, también se integraron los dueños de Polo GTI, haciendo esta comunidad cada vez más grande y abriendo paso al menor de la familia Gran Turismo Injection.

Como podrán imaginar, en la organización existen GTI`s de todos los colores y sabores, desde primeras generaciones, pasando por ediciones especiales y hasta los últimos modelos de este emblemático hot-hatch. Destacó la presencia de un R32 de cuarta generación y el sonido de escape de un 35 aniversario con rines naranjas.

Para cerrar con broche de oro, los anfitriones organizaron un recorrido al atardecer con todas las generaciones del icónico alemán, al tiempo que los aficionados y asistentes pudieron sacar fotos y plasmar el gran momento.