Al momento

Alfa Romeo Giulia, Turín regresa al juego

La espera valió la pena. Alfa Romeo ha desvelado a su nuevo sedán deportivo con el que busca ganar mercado y entregar a sus usuarios la pasión automotriz característica de su historia.

Como buen “Alfa”, el inédito Giulia -sucesor del 159- presume de un diseño fluido y agresivo, sus líneas externas van de la mano con el interior y la mecánica, formando una inmejorable mancuerna para pelearle mercado al tridente alemán: BMW Serie 3, Audi A4 y Mercedes Clase C. ¿Podrá desplazar a sus asentados rivales?

El cometido de los diseñadores italianos es siempre el mismo, que sus coches entren por la vista; en esta ocasión la misión ha sido lograda. En el frontal, destaca el nuevo logotipo de la firma y sus grupos ópticos, y en el perfil, resaltan sus figuras aerodinámicas y lo grande de su cofre. En cuanto a tamaños, por el momento no hay datos confirmados, pero sí conocemos, y les anticipamos, que tendrá la mayor distancia entre ejes del segmento. Por otra parte, el habitáculo se beneficia de los toques de calidad de la marca; el 90 por ciento de los controles se han diseñado específicamente para el conductor, los materiales y terminados destacan por su calidad tanto visual como real, esto gracias al montaje de fibra de carbono, madera y diversos tipos de tejidos.

Masas reducidas

Este tema ya es una constante en la industria, y es que al reducir el peso del coche todo funciona mejor. La ligereza es un punto clave en este mediano, de forma oficial la firma fundada en Milán anuncia que su relación peso/potencia es inferior a los 3 kg/HP. ¿Cómo se logró? Bueno, inicialmente se optó por fabricar muchos elementos en fibra de carbono y aluminio; el eje de la transmisión, el cofre y el techo, están elaborados con fibrillas de carbono, mientras que el motor, los frenos y las suspensiones han sido producidas con aluminio. La distribución de pesos, por su parte, está equilibrada 50/50.

Tren motriz apasionante

Se presenta con un motor purista, hablamos nada más y nada menos que de un 3.0 V6 con dos turbos de origen Maserati-Ferrari que lo impulsan hasta los 510 equinos. Sus números son los esperados y hasta más, anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos y una velocidad punta que oscila los 300 km/h. No obstante, Alfa Romeo traerá los nuevos impulsores Global Medium Engine junto al Giulia. Esta cartera de impulsores dará paso a versiones de gasolina y Diésel con niveles de potencia de 180, 250 y 330 HP; todos L4 2.0 turbocargados de inyección directa.

Según la motorización elegida, se podrá combinar con variantes de tracción trasera o tracción integral, además de poder elegir entre transmisión manual o de accionamiento automático.

Por otro lado, el nuevo sedán premium de “Alfa” se ha puesto al día en el apartado del chasis. En las suspensiones y para el eje trasero, se ha elegido un esquema multibrazo, y para el delantero se ha optado por un sistema de doble brazo rotatorio con eje de dirección semivirtual. Además, se puede disponer del mecanismo inteligente de control de par Torque Vectoring y del Alfa DNA, mismo que gestiona distintos modos de manejo (Racing, Dynamic, Natural y Advanced). A este paquete tecnológico hay que agregarle el interesante sistema Active Aero Splitter, con el cual se puede tener control de la carga aerodinámica de forma activa.